Cuando el frío se agarra al cuerpo y hace que baje su temperatura, el organismo afectado funciona peor y es más propenso a la aparición de trastornos y enfermedades.

Por ello, le aconsejamos seguir algunas de estas recomendaciones:

– Evite que la habitación se reseque en exceso; ponga algún cacharro con agua.

– Haga ejercicios respiratorios todos los días.

– Ejercite el diafragma y potencia el abdomen con espiraciones lentas y profundas.

– Aprenda a toser y a expectorar bien.

– Aliméntese bien y no cometa excesos.

– Consuma mucha fruta, verdura y pescado.

– No deje enfriar el cuerpo: Evite las exposiciones prolongadas al frío y los cambios bruscos de temperatura. Salga a pasear en horas que no sean de digestión y cuando la temperatura ambiental sea más suave, con ropa cálida y de abrigo. Utilice guantes, calcetines de lana y sombrero para salir a la calle, y en casa patucos o calcetines de lana. No beba alcohol como remedio para calentarse. Tome baños calientes de pies y métase a la cama con buenas mantas o edredones.

– Cuidado con las estufas y los braseros: Para prevenir incendios sitúe estufas o braseros lejos de cortinas, faldas de mesas camillas o muebles. Para quitarse el frío no se arrime mucho a las fuentes de calor. ¡El riesgo de quemaduras es muy grave!

Fuente: Web del Ciudadano de la Comunidad de Madrid

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y, por lo tanto, acepta nuestra política de cookies. Si lo desea, en este enlacepuede ver cómo configurarlasplugin cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!